El poder de las Palabras

El poder de las Palabras

Beatriz Salas y Ruth del blogs "A mi manera", gracias por declamar mi poema "Prefiero".

martes, 27 de noviembre de 2018

Memoria

Por cierto.
No soy Píndaro, no escribo odas.
Recito colores del espectro solar.
No soy calíope.
Interpreto los claros en una arboleda.
Ante los ojos atónitos del explorador.
Escribo relatos.
Soy dueña de conocimientos antiquísimos.
Secretos que no tienen historias. 

martes, 15 de noviembre de 2016

Nadie dijo que era fácil.

Nadie dijo que era fácil.
No hubo indicios.
A veces uno intuye.
Mira que estuve atento. Escuchaba, observaba, por lo bajo susurraba.
Yo venía pensando que en algún momento iba a soltar esas palabras que uno no quiere escuchar.
Pero siempre hay alguien dispuesto.
Si supieras las veces que conté la misma historia.
La misma hoja. Por desgracia en blanco.
Soñaba que escribía con rabia.
Total era mi sueño.
Yo le cuento a ese, que nadie dijo que era fácil.
Y no me dejó alternativa.
Lleno su boca de ideas y las lanzo al aire. Yo respiraba tan profundo.
Que tuve miedo de atragantarme con sus pensamientos.
Que locura.

sábado, 27 de agosto de 2016

Pausa obligada:


Detente corazòn herido,
que al desamor no hay quien lo abrigue.
Más el invierno despavorido corre,
por los intersticios de mis latidos.
No hay razòn que ate al dolor.
Se termino, finiquito, acabo lo indefinido.
Para que decir lo nunca dicho.

De nada vale dormir en laureles,
sì hasta la victoria tuvo sus derrotas.
De que sirve llorar de pena,
sì al corazòn nadie lo niega.
Sòlo el amor cuando es verdadero,
alumbra al alma en sus desvelos.
Ninguna herida es tan grande para olvidar la vida.

martes, 8 de diciembre de 2015

Los Espejos:


Quedó claro. Tan claro como el agua.
Pregunto.
No tendría respuesta.
Miro....
No me dejarían ver.
Pienso.
Luz y sombra.
Una madeja de lana envuelve el cuerpo.
Se distancia el hombre de su imagen.
Me quedó claro.

lunes, 17 de agosto de 2015

Prisionera


Los días estallan en falsas esperanzas,
prisionera del amor quede atrapada en tus palabras,
entre rejas de pasión me condena la razón.
Deshojó la margarita una noche de enero.
Exhaló la luna su última bocanada.
En la cárcel de tu piel recojo desperdigadas migas.
Quise alimentar el alma, saciar mi sed.
Pero tu ausencia enmudeció los sentidos amordazando la boca.
Con vuelo tibio desplegaste el manto,
cubriendo las espaldas de hastío.
Se deshojó la margarita una noche de enero.

viernes, 10 de abril de 2015

Miedos

Anoche soné que un niño se acostaba en la cama de mi madre.
Quería protegerlo.
Lo arrope y le canté una canción de cuna.
La cama mutaba (como mi sueño).
Ella lo abrazaba.
Hablaba en un idioma irracional.
Mi vientre estaba frío.